SharkOpciones - Educación en Inversión y Trading

Invertir con Opciones, ¿es posible? (Parte II)

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Hace unos días veíamos la primera parte de este artículo en el siguiente link:

Invertir con opciones, ¿es posible? (Parte I)

…donde expusimos con un ejemplo cómo podíamos replicar una posición larga de acciones utilizando opciones.

Vimos que, mediante una posición sintética, podíamos crear una posición exactamente igual a la compra de acciones, sin necesidad de añadir riesgo a la cartera, sino todo lo contrario, con grandes ventajas como el menor uso de margen del capital.

En la segunda y última parte de esta serie, vamos a ver otro ejemplo práctico de cómo podemos usar las opciones con un enfoque de inversión, es decir, sin apalancamiento.

El objetivo del artículo es que los inversores vean que las opciones no son un producto especulativo, sino que depende del uso que se las den. Con un uso adecuado, vamos a ver cómo un inversor perfectamente podría usarlas, sin aumentar riesgos y obteniendo ventajas adicionales que otros productos no dan.

Y para ello vamos a utilizar la conocida estrategia “Short Put”, también llamada “Naked Put” o “Venta de Opción Put”.

Venta de Opción Put

Cuando un inversor vende una opción put, adquiere una obligación, en concreto, la obligación de comprar el subyacente (acción o ETF) a un precio determinado (precio strike), durante un periodo de tiempo determinado (desde la entrada hasta la fecha de la expiración).

Esta estrategia obtiene el beneficio del paso del tiempo (es theta positivo) y también por el propio movimiento alcista del subyacente (delta positivo). Es decir, es una estrategia que trabaja muy bien los mercados laterales y alcistas.

Cuando vendemos una opción, como estamos obligados a comprar la misma en el caso de ser asignados, si queremos hacerlo sin apalancamiento, deberemos vender un contrato por cada 100 acciones.

Por ejemplo, vamos a imaginar que tengo una cartera de $20.000 y quiero comprar el ETF SPY, que replica al índice S&P500, cotizando a $200.

Un inversor que quiera comprar las participaciones del ETF, compraría 100 acciones, considerando el precio de la acción o participación a $200 ($200 x 100 acciones = $20.000).

Si quiero replicar una inversión similar, sin apalancamiento, usando opciones, lo que haré será vender únicamente 1 contrato, ya que equivaldría a 100 acciones. Si vendo más de un contrato, ya estaría sometiendo mi cartera a apalancamiento.

Elección de Strike y Expiración

El siguiente paso es irnos a la cadena de opciones y elegir la expiración y el strike de nuestra opción.

No hay reglas fijas sobre qué strike y expiración deberíamos elegir. Va a depender del inversor y de su expectativa en el movimiento del precio.

Una fecha de expiración entre 3 y 6 meses es válida, pues ahí vamos a encontrar una buena relación entre liquidez y tiempo de gestión.

Si el inversor no quiere prestarle demasiada atención al mercado, mejor irse a 6 meses, mientras que si no le importa ser más activo en su gestión, mejor irse a 3 meses.

En cuanto al strike, si creemos que la tendencia va a seguir siendo alcista, podemos utilizar strikes más cerca del dinero (“at the money”), mientras que si creemos que el mercado se va a mover de forma más lateral, podemos irnos a strikes más fuera de dinero (“out the money), por ejemplo con deltas entre -10 y -20, y así le damos más espacio al precio para que se mueva.

NOTA IMPORTANTE

Esta estrategia es una estrategia que funciona muy bien en mercados laterales y alcistas. También en ligeras correcciones de mercado, como veremos en el ejemplo práctico, pero para nada funcionará en un mercado bajista. Aunque tampoco la compra de acciones funciona en un mercado bajista.

Por ello, el inversor debe ser consciente de ello y emplear técnicas para reducir su riesgo en dichos momentos, ya sea cerrando la posición y yéndose a liquidez, o empleando coberturas.

Ejemplo Práctico

Para el ejemplo, vamos a considerar dos escenarios diferentes.

El Escenario 1 será el de un inversor que considera que el mercado será alcista.

El Escenario 2 será el de un inversor que considera que el mercado corregirá hasta un -10%

En la siguiente imagen tenemos el gráfico del ETF SPY (S&P500).

La línea roja correspondería al nivel de 190, un 10% por debajo del precio actual

Escenario 1

El inversor del escenario 1 considera que el mercado está en situación de expansión y seguirá su tendencia alcista.

Este inversor, buscaría en su cadena de opciones un strike en el dinero (“at the money”) (strike 210), y una expiración de 6 meses (DEC16).

Por vender un contrato Put, strike 210, expiración Diciembre, el inversor recibe una prima de $1.100

Si en la expiración de Diciembre, el precio del SPY está por encima de 210, el inversor 1 mantendrá toda la prima, lo que significaría un retorno del 5.5% en 6 meses, que sería un 11% anualizado.

Si el precio expirara por debajo, entonces estaría obligado a comprar 100 acciones del SPY a 210, aunque gracias a la prima recibida, equivaldría a tener acciones al valor de 199.

Esto se puede observar gráficamente en la siguiente imagen (gráfico de riesgo de la Short Put DEC 210):

Escenario 2

El inversor del escenario 2 considera que el mercado podría corregir hasta un -10%.

Este inversor, buscaría en su cadena de opciones un strike fuera de dinero (“out the money”) (strike 190), y una expiración de 6 meses (DEC16).

Por vender un contrato Put, strike 190, expiración Diciembre, el inversor recibe una prima de $497

Si en la expiración de Diciembre, el precio del SPY está por encima de 190, el inversor 2 mantendrá toda la prima, lo que significaría un retorno del 2.5% en 6 meses, que sería un 5% anualizado.

Es importante considerar que el inversor 2 cuenta con un colchón de más del 10% para que el precio se mueva y, si en Diciembre el mercado ha corregido un -9%, nuestro inversor 2 aun así habrá generado beneficio.

Si el precio expirara por debajo, entonces estaría obligado a comprar 100 acciones del SPY a 190, aunque gracias a la prima recibida, equivaldría a tener acciones al valor de 185.

Esto se puede observar gráficamente en la siguiente imagen (gráfico de riesgo de Short Put DEC 190):

Conclusiones.

Con estos dos ejemplos prácticos hemos visto que un inversor puede utilizar opciones sin incurrir en riesgos adicionales a los que tendría con la compra simple de una acción.

Además, el inversor dispone de ventajas como el beneficio del paso del tiempo que le da esta estrategia específica.

Animo a todos los inversores a que se introduzcan en el manejo de las opciones, independientemente del estilo o enfoque de inversión, pues gracias a su flexibilidad y versatilidad, van a tener cabida en su cartera, ya sea como instrumento de inversión, de cobertura o de especulación.

Saludos y éxitos!!

PD: te recuerdo que los usuarios registrados de SharkOpciones reciben diariamente por email «tips» y consejos de inversión. Aquí.

SharkOpciones

Entra a nuestro curso gratuito y
aprende a operar con opciones

OTROS POST

error: Content is protected !!

NOMBRE

E-MAIL

CURSO GRATUITO

Entra a nuestro curso y descubre una forma ÚNICA y DIFERENTE de operar en BOLSA.