Gracias al Agosto de 2011 conocí SharkOpciones

COMPARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

(Artículo publicado por Echeneis)

En 2.011 sufrí su huracán de agosto, donde se llegó a caer durante más de 10 días consecutivos. En aquel tiempo operaba Cfds sobre acciones españolas, recuerdo que tenía posiciones en Santander y como buen corderito compré varios lotes para promediar a la baja. Como mi capital no es infinito una lección que extraje fue la de descartar las estrategias martingala. Otra fue que necesitaba ampliar mis conocimientos sobre coberturas para protegerme ante peculiares eventos. Mi idea era simplista sobre la aplicación de las opciones, pues en un primer momento las veía como una manera de adquirir subyacentes a un precio más bajo o de aprovecharme de su apalancamiento.

Hoy puedo garantizar que son más que eso, como apoyo a esta conclusión sólo tenéis que revisar artículos anteriores de todos los componentes del blog y los recursos formativos de la escuela: el abanico de estrategias  es abundante: direccionales, no direccionales, generación de ingresos, coberturas, etc. Pero si hay un campo donde he avanzado mucho gracias a mi paso por la SharkOpciones, es el del análisis objetivo de los acontecimientos. Ahora tengo un arsenal de filtros y detectores de mentira que me ayudan a componer una imagen desapasionada de lo que está aconteciendo sin necesidad de escuchar a los gurús y fenómenos estadísticos que hablan más que operan.

Cuando comenzó este agosto tenía el palpito de un probable comportamiento bursátil similar pues indicios donde apoyarme no me faltaban: China, Crisis Griega, Petróleo, Brasil, extenso lateral americano, elecciones venideras, la complacencia del Vix, el esperado aumento de tipos USA y algún que otro más. Sinceramente y sin rubor a reconocerlo, cada agosto posterior he tenido ese palpito, la diferencia de este año, es que estaba más expuesto en capital al mercado que en los anteriores. La ventaja es que dispongo de mejores armas para mi defensa: tanto operativas como mentales.

Está constatado que La fortaleza mental, por ejemplo en el deporte de elite, es un factor determinante en la victoria pues puede suplir las carencias técnicas o físicas (nuestro Rafael Nadal o recientemente Usain Bolt son dos ejemplos significativos). En el trading, la fortaleza mental opino que la genera la experiencia y el dominio de lo que llamo nuestro Sistema Global de Operativa: mercados que operamos, herramientas de análisis, estrategias y ajustes (o stop loss), instrumentos empleados (futuros, opciones, acciones, Cfds, etc.) y muy importante la gestión monetaria.

«Es un privilegio haber vivido una vida tan difícil», Indira Gandhi. Quien mejor para definir la experiencia. Gracias al recuerdo de aquellos días de fuertes caídas en esta ocasión estaba sereno. Entonces no paraba de escuchar a los Roubini de turno que apostaban por la Gran Recesión y no veían suelo al mercado con proyecciones sin soporte para el mismo. En cambio hoy me alejo del ruido, los voceros y los Te lo Dije para centrarme en mis herramientas y crearme mi  composición de lugar.

El lunes pasado en la apertura de USA el daño ya estaba hecho si operas con opciones en tus posiciones. Ver la tabla de cotizaciones daba miedo, las horquillas fueron amplísimas. Esto también paso en nuestro mercado patrio. Estoy operando una Collar en el IBEX (ya os iré contando) y Meff me dejó algunos minutos sin datos fiables (más que de costumbre). Como después de la tormenta escampa, calma máxima y no precipitarse. La verdad es que el plan ya estaba trazado durante el feo movimiento  del vencimiento del viernes: poca exposición al mercado. La operativa de trading en rango estaba toda cerrada pues le van mal estos movimientos tan volátiles (son calendar)  y  encima  nuestros Indicadores de Riesgo del Campus estaban encendidos, con lo cual el capital de inversión estaba con coberturas. Tengo dos leyes muy presentes: Nunca pierdas más del 10% Precaución debajo EMA50. Gracias a su aplicación las tenía puestas y estaba en alerta máxima, no por lo que pregonaran los voceros sino porque las pruebas recopiladas recomendaban cautela. Desconozco si todo ha pasado ya, la caída grande está por venir o romperemos máximos en una semana, pero lo que sí puedo afirmar es que iré ajustando mi operativa a los acontecimientos que vea y no lo que crea o muchos quieran hacerme creer. Toca prudencia.

Quiero mencionar dos temas repetidos que aparecen con las caídas. El primero es el socorrido del Dividendo como bálsamo para protegerse de las caídas. Tanto a este lado como al otro del Atlántico son muchos los artículos que lo mencionan. No es un criterio que tenga en cuenta a la hora de seleccionar una empresa, máxime cuando ese dato es en base a la última cotización y es obvio que cuanto más baje más rentabilidad obtendremos. Además, las empresas pueden variar en cualquier momento su política de reparto como hizo Santander o muchas empresas del sector petrolero en USA como Seadrill o Line, con el consiguiente castigo bursátil.

El otro tema es el que las pérdidas son latentes y no reales, pues no se materializan hasta que no se vende, por lo tanto por mucho que baje una compañía mi inversión no se ve afectado porque no la liquido. Os puede parecer nimio el asunto pero esta semana han sido dos buenos amigos con los que he tenido este debate. Al final a uno lo dejé por imposible (sigue valorando su vivienda en el pico de la burbuja) y el otro cayó del burro cuando le comenté que su tan estimado patrimonio era un papelito y que las empresas podían realizar ampliaciones con nocturnidad y repartir su negocio entre más individuos. Le pareció grosero, bueno, usó otra palabra pero al final entendió cómo se las gasta este mundillo.

Os dejo un conocido video sobre el Flash Crash de mayo del 2010  para no olvidar la psicopatía del mercado:

 

Echeneis

Entra a nuestro curso gratuito y
aprende a operar con opciones

OTROS POST

error: Content is protected !!

NOMBRE

E-MAIL

CURSO GRATUITO

Entra a nuestro curso y descubre una forma ÚNICA y DIFERENTE de operar en BOLSA.